Realidad virtual para los trastornos mentales y neurológicos

Revisamos algunas plataformas, investigaciones y herramientas de realidad virtual que están ayudando a los profesionales de la salud mental.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) un 25% de la población mundial sufrirá algún trastorno mental o neurológico a lo largo de sus vidas. Alrededor de 450 millones de personas padecen actualmente alguna de estas afecciones. Esto coloca a este tipo de trastornos como una de las principales causas de mala salud y discapacidad.

Existen ya numerosos hospitales donde ya se han introducido terapias con realidad virtual. Esta tecnología se está utilizando principalmente para disminuir la sensación de dolor y la ansiedad en determinado tipo de pacientes. También se usa en pediatría, para la gestión del miedo, disminuyendo la medicación ansiolítica en algunos casos.

Las investigaciones realizadas sobre el uso de realidad virtual para los dolores crónicos y fantastama, en pacientes parapléjicos o con miembros amputados, también han sido positivas.

 

 

Otra de las aplicaciones en la que puede contribuir la realidad virtual a la salud es en neurología, en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades sicológicas, como la demencia y el alzhéimer.

 

 

Como se señala en Forbes, los estudios ya han demostrado que la VR puede aliviar ciertas fobias, tratar el Trastorno por estrés postraumático (TEPT), ayudar a las personas con trastornos psicóticos a experimentar menos paranoia y ansiedad en entornos públicos, y reducir la ansiedad social.

El TEPT afecta a millones de personas de todo el mundo y se ve reflejado en síntomas que van desde el insomnio a los cambios de personalidad. Se cree que la RV es positiva en terapias de exposición (exponer reiteradamente a los pacientes a los eventos traumáticos que desencadenan las afecciones hasta que desaparecen).

El sistema de tratamiento Bravemind, se ha estado utilizando con éxito en veteranos de guerra con TEPT. Este sistema fue realizado por el profesor investigador Dr. Albert Rizzo del ICT de la Universidad del Sur de California, en colaboración con el Ejército de los EEUU.

Bravemind ha formado parte de los tratamientos de psicoterapia para ayudar a los veteranos a superar su traumas de guerra y reducir sus ataques de pánico.

En el campo de las fobias y los trastornos de ansiedad también se están empleando tecnologías de realidad virtual.

Limbix es una plataforma que ofrece un kit preparado para tratamientos en salud mental. Los pacientes pueden enfrentarse a sus miedos, relajarse o mantener conversaciones en entornos virtuales tranquilos.

Su kit con visor de realidad virtual no requiere ni cables ni internet, se enciende y listo.

 

 

 

Otra herramienta VR para profesionales de la salud mental es Psious, que ayuda a psicólogos y terapeutas de todo el mundo a realizar terapias más rápidas y más eficaces. La plataforma contiene todo tipo de recursos de realidad virtual y aumentada, como entornos animados y videos 360º. Estas herramientas están destinadas al tratamiento de fobias, miedos y trastornos de ansiedad, de atención o para la relajación.

 

 

Empresas como Mimerse han desarrollado aplicaciones terapeúticas con VR. Entre sus productos encontramos experiencias inmersivas de relajación y meditación, o de tratamiento de fobias como el miedo a hablar en público o a volar.

 

 

Mimerse junto con Samsung han creado una aplicación de realidad virtual para superar los miedos a las arañas.

 

 

Miguel A. M.

virtualpinpan

Apasionado de la realidad virtual, aumentada y mixta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *